Saltar al contenido
Gambito de Ajedrez

Frases de Tigran Petrosian

Frases célebres de Tigran Petrosian

Tigran Petrosian, conocido como el Hombre de Hierro, fue campeón mundial de ajedrez entre 1963 y 1966, título que perdería posteriormete con Borís Spasski. Petrosian fue considerado en su época, uno de los jugadores más difíciles de batir.

Y después de su forma de juego, nada representa mejor la personalidad de Tigran Petrosian que sus frases, las cuales te presentaremos a continuación.

Frases de Petrosian

Si es cierto que el estilo de un jugador es su persona, entonces todos juegan como él lo hace por naturaleza. Soy naturalmente cauteloso y no me gustan las situaciones que implican riesgos.
Dicen que mis partidas deberían ser más interesantes. Yo podría ser más interesante y también perder.
Gracias al ajedrez muchos hemos conocido la alegría de la creación intelectual.
El mejor entrenador del ajedrecista es uno mismo.
Lo importante es no perder.
Nunca olvidaré la alegría experimentada por las maniobras de mi torre… Creo que un pintor tiene el mismo sentimiento cuando ve claramente que su idea se ha realizado en el lienzo.
Si tu contrincante quiere jugar la defensa holandesa, ¡No deberías impedírselo!
Incluso los jugadores más distinguidos en sus carreras experimentaron graves decepciones debido a la ignorancia de las mejores líneas o la suspensión de su propio sentido común.
Tal es un gran jugador, un excelente competidor y un fenómeno peculiar del ajedrez.
Las victorias de Fischer son un enigma para mí.
De todos los campeones del mundo quien tiene mejor salud es Tal. Ningún otro hubiera sobrevivido ni siquiera un año si padeciese todas las enfermedades que él.

Su percepción del ajedrez

El ajedrez es un juego por su forma, un arte por su contenido y una ciencia por su dificultad. Pero si usted aprende a jugar bien, sentirá entonces una gran alegría.
Creo profundamente que en ajedrez, aunque solo sea un juego, no hay nada accidental.
En general, considero que en el ajedrez todo se basa en tácticas. Si uno piensa en la estrategia como un bloque de mármol, entonces las tácticas son el cincel con el que opera un maestro para crear obras de arte de ajedrez.