Saltar al contenido
Gambito de Ajedrez

Frases de Wilhelm Steinitz

Frases célebres de Wilhelm Steinitz

El primer campeón mundial dejó un extenso abanico de frases célebres, que no son menos controversiales que lo que fue su autor, Wilhelm Steinitz.  El austriaco se convirtió en campeón mundial de ajedrez al derrotar a Johannes Zukertort en 1886. Posteriormente perdió el título frente a Emanuel Lasker en 1894.

Frases de Wilhelm Steinitz

A Dios puedo darle peón y salida de ventaja.
El ajedrez no es para almas tímidas.
El ajedrez no es apropiado para los pusilánimes, absorbe por completo a la persona. Para llegar hasta el fondo de este juego, el ajedrecista tiene que entregarse a la esclavitud. El ajedrez es difícil, requiere trabajo, reflexión seria y unos estudios cautelosos.
Una victoria por una combinación errónea, aunque sea espectacular, me llena de horror artístico.
Yo nunca en mi vida he jugado la Defensa Francesa, que viene siendo la más aburrida de todas las aperturas.
Tengo una ventaja sobre el resto de participantes, pues soy el único que no tendrá que enfrentarse a Steinitz.
Estoy totalmente y enteramente concentrado en el tablero. Nunca suelo considerar la personalidad de mi oponente. En lo que a mí respecta, no haría diferencia alguna si mi oponente fuese alguna cosa abstracta o un autómata.
Ningún otro gran jugador ha cometido más errores que yo. Yo he sido campeón del mundo durante veintiocho años porque yo iba veinte años adelantado a mi tiempo. Jugaba con ciertos principios, los cuales ni Zukertort ni ninguna otra persona comprendió. Los jugadores de hoy en día, como Lasker, Tarrasch, Pillsbury, Schlechter y otros más han adoptado mis principios y tal y como solo es natural, han perfeccionado lo que yo había planteado en primer lugar y este es el único secreto del asunto.
Yo no soy historiador de ajedrez, yo mismo soy una de las piezas de la historia del ajedrez; eso nadie lo podrá evitar. No voy a escribir nada sobre mi mismo, pero estoy seguro de que alguien lo hará.
Es posible que sea un viejo león, pero todavía puedo quitarle la mano a alguien de un mordisco si me la mete en la boca.

Qué es el ajedrez según Wilhelm Steinitz

El ajedrez es demasiado para ser un juego y demasiado poco para ser una ciencia.
El ajedrez es gimnasia intelectual.

Comentarios y consejos de juego

El Rey es una pieza de ataque. ¡Úsalo!
El jugador que lleva ventaja debe atacar o perderá dicha ventaja.
Solo el jugador con la iniciativa tiene el derecho a atacar.
La acumulación de pequeñas ventajas lleva a una supremacía considerable.
La captura del Rey enemigo es la finalidad pero no el primer objetivo de la partida.
El peón es el más importante instrumento de la victoria.
La mejor manera de refutar un gambito es aceptándolo.
Todo plan que se elabore ha de ser congruente con el carácter de la posición.
La tarea que tienen los jugadores posicionales es acumular ligeras ventajas sistemáticamente y procurar convertir las ventajas temporales en permanentes porque si no, aquel jugador que tenga la mejor posición corre el riesgo de perderla.
Yo juego con mi rey por todo el tablero. ¡Le hago luchar!

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (2)

Despues de esto regreso a Estados Unidos, pero sus problemas de salud y mentales eran graves —parece ser que se imaginaba jugando electrica o telegraficamente contra Lasker o contra Dios mismo— y murio en un hospital psiquiatrico de la isla de Ward, en Nueva York. Su legado ajedrecistico fue enorme. Tarrasch, Lasker, Pillsbury, Schlechter, Maroczy, Rubinstein, Capablanca, Alekhine o incluso mas tarde Euwe fueron ejemplos de jugadores, incluidos todos los campeones mundiales posteriores, para los que las ensenanzas de Wilhelm Steinitz.

Responder

Siegbert Tarrasch ( Breslau, Prusia, 5 de marzo de 1862 – Munich, Alemania, 17 de febrero de 1934 ) fue un destacado ajedrecista y uno de los mas influyentes entre finales del siglo XIX e inicios del siglo XX. Fue teorico del ajedrez, contribuyo a asimilar las ensenanzas de Wilhelm Steinitz, llevandolas a un mayor grado de refinamiento, con lo que el juego experimento un progreso importante. Nacio en Breslau, en la Provincia de Silesia, del Reino de Prusia. Despues de terminar la escuela en 1880, se traslado a la Universidad Martin Luther de Halle-Wittenberg para estudiar Medicina. Se mudo, junto a su familia, a Nuremberg, Baviera, y mas tarde a Munich.

Responder